Desvelado el futuro impensable que les espera a los niños del asesinato de Castro Urdiales

Este será el futuro de los dos menores de Castro Urdiales, condenados por haber matado a su madre

10 de Febrero de 2024
asesinato de Castro Urdiales
asesinato de Castro Urdiales

El psicólogo especializado en menores, Javier Urra, muestra optimismo acerca del futuro de los jóvenes homicidas de Castro Urdiales y la capacidad reformadora de la Ley del Menor. Él sostiene que, mediante un trabajo intensivo con ellos, con el tiempo podrían llegar a convertirse en buenos padres.

Además, Urra considera suficientes los cinco años de reclusión en un centro cerrado que enfrenta el hermano mayor de los dos detenidos por el asesinato de su madre. A su parecer, si la pena supera los cinco años, el menor puede 'animalizarse'.

Desde su experiencia como impulsor de la redacción de la Ley reguladora de la responsabilidad penal de los menores y experto de la Fiscalía y juzgados de Menores, Javier Urra cree que los dos adolescentes de Castro Urdiales son recuperables. Destaca que el trabajo con ellos comienza al hacerlos conscientes de sus acciones y que es necesario abordar la elaboración de los motivos detrás del crimen.

No hay demasiadas incertidumbres en relación con el trágico suceso que involucra a los menores de Castro Urdiales. El futuro legal de los hermanos parece bastante claro. El menor de 13 años es inimputable, y la Fiscalía lo ha enviado a un centro de protección de menores, donde se trabajará con él para decidir si regresa con su padre o no.

Por su parte, el joven de 16 años ha sido enviado a un reformatorio cerrado y estará privado de libertad durante los próximos seis meses, tiempo suficiente para que el juzgado concluya la instrucción del caso. Según la ley, su permanencia en el centro tiene como objetivo que adquiera los recursos sociales necesarios para un comportamiento responsable en la comunidad, mediante un control en un entorno restrictivo y progresivamente autónomo.

El futuro que les espera a estos menores

En todo caso, el mayor de los dos hermanos detenidos en Castro Urdiales, al tener 16 años, no podrá pasar más de cinco años en el centro de régimen cerrado y tres años adicionales en libertad vigilada. La ley establece que la elección del tiempo de internamiento y de libertad vigilada debe ser flexible, considerando la valoración legal de los hechos, la edad y las circunstancias familiares y sociales. El abogado del menor detenido jugará un papel crucial al intentar demostrar un presunto maltrato familiar prolongado antes del crimen.

En contra del menor se suman todas las circunstancias ocurridas después del asesinato, como la limpieza del lugar del crimen, la manipulación del cadáver y la escena, el lavado, la eliminación de pruebas en un contenedor, la simulación de un secuestro y el intento de fuga. Sin embargo, será el juez de menores quien deba fundamentar en la sentencia las razones para aplicar la pena y determinar su duración, siempre atendiendo al interés del menor.