¡¡Retratada!! Chivite es investida con la abstención de los proetarras de Bildu y la hemeroteca le saca los colores

  • Política
  • 03-08-2019 | 09:08
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

La socialista ya es presidenta de Navarra, gracias a la abstención de cinco parlamentarios de EH Bildu en segunda votación.


La candidata de PSN, María Chivite se ha proclamado presidenta de Navarra.

Eso sí, lo ha hecho gracias a cinco abstenciones de la formación proetarra EH Bildu, y tras un preacuerdo alcanzado con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra.


La nueva presidenta, sin embargo, es consciente de que comienza un mandato muy inestable, sin mayoría absoluta, y que "genera recelos en cierta parte de la sociedad".

Los recelos de los extremos

Chivite va a tener que dialogar con dos hemisferios políticos totalmente opuestos, los cuales ya han comenzado con las presiones a la presidenta de Navarra.


Por un lado, la portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, afirmaba en el Parlamento que su formación es "la llave que puede cerrar y abrir puertas", recordando a Chivite que, si va a ser presidenta, es "porque EH Bildu le va a dar cinco abstenciones"  (¡¡Otegi defiende los homenajes a etarras y pide la libertad de más asesinos!!)

"No aceptaremos ni un paso atrás, nosotros vendremos con todo nuestro programa [...] No hable de confianza, gánesela.No hable de diálogo, practíquelo. Porque con el PSN solo valen los hechos"- afirmaba Ruiz.

Por otro lado, Javier Esparza, como portavoz de Navarra Suma, le echaba en cara a la socialista su pacto con los nacionalistas. "Su ambición por ser presidenta a cualquier precio ha acabado con su dignidad política, se ha vendido por un sillón". 

La hemeroteca, un remedio contra la amnesia política

"Los socialistas tenemos claro que Navarra es progresista. No es de derechas. No es nacionalista".  Con estas palabras se expresaba Chivite, durante la campaña electoral.

Palabras que desmiente ahora con sus actos, pactando con nacionalistas y proetarras con el fin de presidir el futuro de Navarra los próximos cuatro años. Una mentira socialista más, con el fin de llegar a lo más alto.

Ahora, es el turno de la investidura de Pedro Sánchez, que también dependerá de nacionalistas para su constitución. 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario