¡¡Puigdemont se va de cena con la etarra que le pegó un tiro en la nuca al teniente coronel Ramón Romeo!!

  • Cataluña
  • 16-07-2019 | 08:07
  • Escribe: Pablo Ruiz

El fugado Carles Puigdemont cenó el martes de la semana pasada en casa de la asesina etarra Natividad Jauregi en Gante


El día que Bélgica fue condenada por Estrasburgo por negarse a extraditar a la etarra Natividad Jauregi a España, el expresidente y expolítico Carles Puigdemont cenó, como invitado y amigo, en casa de la asesina etarra.

La nueva amiga de Puigdemont está acusada por la Audiencia Nacional del asesinato con un tiro en la nuca del teniente coronel Ramón Romeo Rotaeche y está relacionada con cinco asesinatos más.


El Tribunal de Estrasburgo condenó a Bélgica por no entregar a la terrorista a España, y horas después Puigdemont se reunía con la asesina de ETA en su casa.

El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo impuso el martes de la semana pasada una sanción económica a las autoridades belgas por “daños morales” a los hijos del teniente coronel Ramón Romeo al negarse a entregar a la asesina Natividad Jauregi e incumplir la euroorden en vigor.


Cena de prófugos

A la cena de prófugos en casa de Jauregi, celebrado el pasado martes 9 de julio, también asistieron varios acompañantes del expresidente de la Generalitat y uno de los abogados de Puigdemont, Paul Bekaert, artífice de que Bélgica negase la extradición de la asesina etarra a los tribunales españoles.

Bekaert, letrado del fugado Carles Puigdemont, lleva 30 años defendiendo a los etarras.

Una asesina, un enaltecedor del terrorismo y Puigdemont

Sin embargo, el encuentro de la semana pasada en casa de la asesina etarra no fue la primera vez que Puigdemont acudía al domicilio de su amiga Natividad Jauregi.

A principios de junio, Puigdemont, Bekaert y el rapero Valtònyc compartieron mesa con Jauregi, conocida en la banda terrorista ETA como Pepona.

La asesina Jauregi, el abogado de los etarras y el enaltecedor del terrorismo Valtònyc son algunos de los amigos de Puigdemont en Bélgica. Todos ellos, fugados de la Justicia.

El rapero, que animaba a “matar a un Guardia Civil”, compartió en las redes sociales una foto junto a Natividad Jauregi. Puigdemont, que también estaba presente en el encuentro de junio, no quiso posar para la foto junto a sus amiguetes.

Falta de escrúpulos

De este modo, cenando con una asesina y demostrando su falta total de escrúpulos, Carles Puigdemont sigue perdiendo la credibilidad que nunca ha tenido mientras reclama su puesto como representante de Cataluña en Waterloo e intenta poner en duda el sistema democrático español.
 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario