Yolanda Díaz vs Nadia Calviño: la guerra ya tiene una ganadora

Ambas vicepresidentas se han enfrentado en numerosas ocasiones

Ramón Casado
29 de Octubre de 2023
La guerra entre Calviño y Díaz ha afrontado su última batalla
La guerra entre Calviño y Díaz ha afrontado su última batalla

El gobierno de coalición que en los últimos años ha existido en España ha estado lleno de tensión y de enfrentamientos. La ley del sólo sí es sí, dejó en un mal lugar a Sánchez, porque se postró ante Irene Montero con una medida que ha liberado violadores y ha reducido condenas.

Pero Yolanda Díaz también se las ha tenido tiesas con Podemos, hasta tal punto que la llevaron a vetar a la propia ministra de Igualdad o a Pablo Echenique en las listas de Sumar. Lo que demuestra que al frente de España ha estado un gobierno ingobernable.

De hecho, incluso entre el PSOE y Yolanda ha habido enfrentamientos, y eso que Pedro Sánchez ha intentado deshacerse en elogios con su vicepresidenta siempre que ha podido. Sin embargo, Nadia Calviño no ha opinado lo mismo que su jefe.

Una guerra en el Gobierno Frankenstein

Yolanda Díaz y Nadia Calviño han protagonizado una de las guerras más encarnizadas dentro del Gobierno Frankenstein de Pedro Sánchez. Las dos vicepresidentas han tenido la última batalla en los últimos días, y ya hay una ganadora.

Las negociaciones entre Sumar y el PSOE se ha certificado con un acuerdo que fue presentado escenificando un paripé, ya que estaba claro que iban a seguir con su gobierno de coalición, pero quisieron montar un teatrillo defendiendo que había sido gracias a unas duras negociaciones.

Pero también quisieron presentar algunas medidas estrella como la reducción de la jornada de trabajo y la reforma del despido. Incluir esas dos significaba que Díaz le daba el último golpe a Calviño, que se aleja de entrar en el nuevo Gobierno y más después de una derrota.

Ella misma lo demostró al criticar las medidas: “No tiene ningún sentido hacer una medida que tenga carácter general sin tener en cuenta sectores y empresas. Esto habrá que hacerlo en el diálogo social, porque son decisiones que tienen que hacerse de manera que se proteja la productividad y el crecimiento económico, para que se puedan seguir mejorando las condiciones laborales, pero también los márgenes empresariales”.