Todo sobre el conflicto entre Venezuela y Guyana: la 'guerra' del oro y el petróleo

Venezuela y Guyana se disputan un territorio rico en petróleo y reservas minerales: Maduro lo quiere a toda costa

Diego Vargas
Periodista
06 de Diciembre de 2023
Todo sobre el conflicto entre Venezuela y Guyana: la 'guerra' del oro y el petróleo
Todo sobre el conflicto entre Venezuela y Guyana: la 'guerra' del oro y el petróleo

En un histórico y polémico referendo celebrado el pasado domingo, el gobierno venezolano preguntó a sus ciudadanos si apoyan la creación del estado Guayana Esequiba, un territorio disputado entre Venezuela y Guyana desde 1841. Aunque las autoridades guyanesas consideran este referendo una amenaza para la integridad territorial de Guyana, el gobierno venezolano avanzó con la convocatoria, desafiando las solicitudes de detención por parte de Guyana ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya.

El resultado del referendo fue abrumador, con más del 95% de respaldo a todas las cuestiones planteadas, según informó el Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE). Entre las propuestas se incluía no solo el apoyo a la creación del estado Guayana Esequiba, sino también un plan para otorgar la ciudadanía venezolana a sus habitantes.

Guyana, que actualmente controla y administra la región en disputa, ha denunciado la situación como una amenaza y solicitó a la CIJ que detuviera el referendo. A pesar de que la Corte no pidió la suspensión, instó a Venezuela a abstenerse de tomar medidas que cambien la situación actual del territorio. El presidente de Guyana, Irfaan Ali, ha reafirmado la posición de su país, asegurando que no cederán "ni una pulgada" de territorio.

Este referendo ha agudizado la larga disputa territorial entre ambos países, centrada en el Esequibo, una región de alrededor de 160,000 kilómetros cuadrados conocida por su riqueza en minerales y recursos naturales.

Riquezas del Esequibo: más allá del territorio disputado

El Esequibo, también conocido como Guayana Esequiba, abarca dos tercios de la superficie de Guyana y alberga casi un tercio de su población. Su importancia radica en la amplitud de sus recursos naturales, desde vastos yacimientos de petróleo hasta extensas reservas minerales.

Geográficamente, el Esequibo forma parte del Macizo Guayanés, compartiendo similitudes con estados venezolanos como Delta Amacuro, Bolívar y Amazonas. Esta región es conocida por contener minerales "muy cotizados", como oro, cobre, diamante, hierro, bauxita y aluminio, según el geógrafo Reybert Carrillo de la Universidad de Los Andes.

Las tensiones entre Venezuela y Guyana se intensificaron a partir de 2015, cuando se descubrieron vastos yacimientos de petróleo en la zona disputada. La multinacional ExxonMobil ha realizado 46 descubrimientos, elevando las reservas de petróleo de Guyana a alrededor de 11,000 millones de barriles. Este auge ha convertido a Guyana, con una población de 800,000 habitantes, en una de las economías de mayor crecimiento del mundo.

La gran mayoría de las reservas de petróleo se encuentran en el bloque Stabroek, parte del territorio disputado por Venezuela. Guyana espera convertirse en uno de los mayores productores de petróleo de América Latina para 2027, superando la producción actual de Venezuela.

Disputa histórica y perspectivas futuras

La disputa por el Esequibo se remonta a 1841, cuando Venezuela denunció una presunta incursión británica en su suelo. Desde entonces, la región ha sido objeto de reclamaciones y controversias, a pesar de la resolución aparente mediante el Laudo Arbitral de París de 1899.

Venezuela considera que el Esequibo fue tomado ilegítimamente por Gran Bretaña en el siglo XIX, mientras que Guyana se aferra al Acuerdo de Ginebra de 1966, que reconoce el reclamo de Venezuela y busca soluciones satisfactorias para la disputa.

El referendo venezolano, aunque no vinculante a nivel internacional, refleja la determinación del gobierno de Nicolás Maduro de cambiar el statu quo. Mientras tanto, Guyana defiende su posición histórica y busca la intervención de la CIJ para resolver la situación.

La disputa por el Esequibo no solo abarca cuestiones territoriales, sino también la gestión de recursos minerales, hídricos y energéticos clave. En un contexto de creciente escasez de agua y cambio climático, la red de ríos y recursos hídricos del Esequibo podría convertirse en un activo estratégico en las décadas venideras.

La situación actual plantea interrogantes sobre el futuro de la región y la posibilidad de encontrar una solución diplomática que satisfaga ambas partes involucradas en esta larga y compleja disputa territorial.