Sánchez hunde a los agricultores españoles: saca pecho por su decisión

El Gobierno otorga 250 millones a Marruecos para una desaladora en plena sequía en España

10 de Febrero de 2024
pedro sánchez
pedro sánchez

Después de las tensiones en el sector agrícola francés, ahora la atención se centra en España. Los agricultores han iniciado una protesta contra el Gobierno de Pedro Sánchez, acusándolo de una gestión deficiente de la sequía, que ha empeorado y amenaza sus cultivos. 

A medida que la sequía afecta a casi todas las provincias y el Gobierno promete nuevas desaladoras (pero habrá que esperar al 2029), el Consejo de Ministros anunció en diciembre un crédito de 250 millones para construir "la mayor planta desaladora de agua con la última tecnología en el norte de África".

Esta planta está ubicada en Marruecos y es construida por empresas directamente vinculadas al primer ministro marroquí. Los agricultores españoles alertan que estas nuevas instalaciones serán fundamentales para que la agricultura marroquí supere a la española en esta década.

Sánchez da prioridad al país vecino

Marruecos tiene un plan para duplicar su producción y convertirse en el principal exportador agrícola para 2030, superando a la agricultura española. Para lograrlo, se centran en el agua desalada, con la construcción de una decena de nuevas plantas de última tecnología para abastecer una producción agrícola destinada principalmente a la exportación.

Estos planes, legítimos desde la perspectiva marroquí, generan preocupación en el sector agrícola español, ya que gran parte de estas nuevas infraestructuras se están construyendo con el respaldo y el dinero público español, ya sea en forma de subvenciones o créditos, como el aprobado por el Gobierno de Sánchez en el último Consejo de Ministros de diciembre.

Archivado en: