La presentadora Marta Fernández explica su caso de acoso: “Llegué a tener miedo de salir a la calle”

  • Famosos
  • 11-09-2019 | 10:09
  • Escribe: Ana Villà

Marta Fernández ha sido acosada durante dos años por un fan que se obsesionó con ella


Durante el día de este martes, hemos conocido el caso de acoso que ha sufrido la periodista, Marta Fernández. 

Un acoso que llegó a durar dos años hasta el mes de agosto cuando la Policía Nacional acabó deteniendo al acosador. 


El testimonio de Marta

La periodista, ha contado, en 'Espejo Público' el calvario que ha vivido durante dos años en los que un hombre de 44 años no ha dejado de acosarla. 

Hasta en dos ocasiones se presentó Marta en comisaría para denunciar lo que le ocurría. No paró, hasta que un juez impuso una orden de alejamiento en la que el individuo no podía acercase a ella a menos de 500 metros. 


"Un individuo comenzó a escribirme a través de las redes sociales, eran mensajes raros, pero no preocupantes. Más inquietante si acaso la insistencia, porque eran bastante frecuentes", empezó contando. 

Marta empezó a preocuparse, cuando este acosador comenzó a mandarle cartas a su propia casa. "De repente me asusté cuando un día me envía una carta a mi domicilio particular con número de portal, piso y letra. A mí me han mandado cartas en la tele, pero, ¿a mi domicilio personal?". 

"Lo más alucinante es que mi acosador se identificaba. Había plasmado de su puño y letra su nombre y su dirección en el remite. No entendía nada", seguía contando. 

El contenido de las mismas, para ella era de lo más inquietante y "delirante". "Las cartas tenían un contenido delirante. En una de ellas decía que me había visto en una terraza de mi barrio y que yo le había mirado y que su corazón había empezado a palpitar. A partir de ahí se había construido una historia de amor, absolutamente caballeresca y enloquecida". 

"Un día en una carta me envió un pequeño regalo, una llave. Y luego comenzó a mandarme mensajes a través de la red social con cosas de candados como que debía ir a buscar uno". 

La cosa fue yendo a más y los sustos no cesaban. "Fue más preocupante cuando una noche de Reyes llego a mi casa y me encuentro una caja en el balcón. Está alto. Hay que hacer fuerza para lanzarlo y que llegue a mi balcón. El desasosiego era tremendo porque tengo varios balcones y justo cayó en la de mi dormitorio". 

El miedo que vivió

"Lo peor es en abril de este año comenzó a presentarse debajo de mi domicilio. Llegaba a casa y le veía sentado, corría a mi portal", relata. 

"Un día presentando un acto en Telefónica, a principios del 2018, lo vi entre el público. Lo identifiqué. Me entraron los mil males. Aguanté el tipo durante la presentación, pero al final los de Telefónica, que son muy majos, me tuvieron que sacar por la puerta de atrás". 

Tras las medidas tomadas por la justicia, Marta respira algo más tranquila. "Es como estar prisionera en tu propia casa, porque no puedes bajar", concluye. 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario