La muerte de Pablo Iglesias tras varios años con problemas de salud

Hace 98 años, más exactamente el 9 de diciembre de 1925, en su casa de la calle Ferraz en Madrid, falleció Pablo Iglesias Posse, fundador del Partido Socialista Obrero Español y la Unión General de Trabajadores, UGT.

Laura R. Patermann
Periodista
09 de Diciembre de 2023
Se “aferraba a la vida con impulso enérgico”
Se “aferraba a la vida con impulso enérgico”

De formación autodidacta y lector voraz, asistió a las clases impulsadas por el ministro Manuel Ruíz Zorrilla en los locales del Ministerio de Fomento, lo que le valió para dotarse de las herramientas que le ayudaron a articular su pensamiento.

El primer escrito que se le reconoce fue publicado en el boletín “Solidaridad” en 1871. Es un alegato pacifista que tituló “Guerra”. En 1874 es nombrado presidente de la 'Asociación del Arte de Imprimir', desde donde comenzó a esbozar en la clandestinidad la formación de un nuevo partido político de corte obrero y socialista. El 2 de mayo de 1879 en la taberna Casa Labra en la calle Tetuán junto a 25 compañeros, de los que 16 eran tipógrafos, fundó el PSOE.

Iglesias llevó una vida austera, llegando a vivir en la redacción de El Socialista, el cual se publicó por primera vez en 1886 y que definió como órgano de expresión del movimiento obrero. Más tarde, en 1888, fundó la Unión General de Trabajadores UGT y en 1890 encabezó la primera manifestación del 1º de mayo, que entonces exigíó la jornada laboral de ocho horas y el cese de empleo de niños en actividades laborales.

Nombrado concejal en el ayuntamiento de Madrid, en 1910 consiguió su escaño como primer diputado socialista en el Parlamento. Son incontables las horas que dedicó a la actividad política y sindical, repartidas entre el trabajo organizativo en las direcciones nacionales del partido y del sindicato.

Los últimos años los pasó recluido en su casa a consecuencia del agravamiento de sus enfermedades, dejando de participar en la vida política en 1919, aunque nunca dejó sus labores de difusión de sus ideas través de sus escritos. El “abuelo queridísimo” luchó con tenacidad con la muerte “a manotazos” y contra la que “no quería rendirse”.

Pablo Iglesias trabajó hasta el último momento. Se “aferraba a la vida con impulso enérgico” y escribía cartas y artículos, planeados éstos en serie, como trabajo de un hombre que no se rinde fácilmente.

En sus últimos días, muchos trabajadores, que emocionados le visitaban con el afán de saludar al patriarca del Socialismo español y a quien, en el intento de rendirle un último homenaje, hallaban agotado. El texto resalta del ya entonces anciano líder su tenacidad y fortaleza de su espíritu.

Julián Besteiro escribió un texto que se publicó en recuadro a pie de la primera página. Bajo el título “Una vida de amor y de firmeza” dedicó este espacio al recuerdo imborrable de un “anciano de cabellos blancos y de tez pálida, de cerviz inclinada al peso del dolor, voz doliente y pausada, pero firme”. Un anciano notable que tuvo el privilegio de una vejez verdaderamente notable.

Fuente: https://www.psoe.es/