Gabriel Rufián y... ¡también bufón!

  • Dossiers
  • 23-03-2019 | 02:03
  • Escribe: Pedro Riscal

Nunca queda claro dónde acaba el Rufián y empieza el payaso de la política española.


Juan Gabriel Rufián Romero, un chaval de 33 años, apareció un día en el Congreso de los Diputados. Y se presentó en el estrado a los demás diputados: "Soy Gabriel Rufián. Vengo de Jaén. Mis abuelos son andaluces y mis padres también. Y yo soy un independentista catalán. Quédense con esta cara porque es el retrato de su fracaso". Fue un aviso de lo que iba a venir. Y todos nos quedamos con su cara. Luego aprendimos a soportarle y sufrirle.

Rufián vino al mundo en Santa Coloma de Gramenet, en la periferia de Barcelona, una ciudad en la que se amontó la inmigración del Sur de España en los sesenta y setenta. Y ahí sigue, aunque Rufián voló y se trasladó a Sabadell por amor. Es hijo y nieto de humildes trabajadores de La Bobadilla, en Alcaudete (Jaén) y Turón (Granada) y creció en un ambiente de izquierdas en el que mamó su rechazo absoluto a los principios fundamentales de las derechas.

Sus padres tenían una peletería en Santa Coloma que tuvieron que cerrar cuando los chinos entraron en la zona y se hicieron los amos.

Rufián también tiene un máster

A sus 37 años, Gabriel Rufián ya es un tipo importante. Es difícil imaginar que alguien en España no sepa quién es. Es diplomado en Relaciones Laborales y máster en Dirección de Recursos Humanos por la Universidad Pompeu i Fabra de Barcelona.

Antes de saltar al ruedo de la política toreó durante una década en una empresa de Trabajo Temporal (Organización Activa) dedicada al outsourcing en Chile, Argentina, Rumanía, India. Luego trabajó duro en Maipú Works SL, en plan cooperativa con ex compañeros hasta que en junio de 2015 lo dejó todo por la política. Antes llegó a hacer dinero descargando camiones de feria y como dependiente en El Corte Inglés y en H&M.

Empezó en Súmate, una plataforma que lucha por el independentismo con acento castellano. De ahí a la polémica Asamblea Nacional de Catalunya (ANC) como miembro de su secretariado nacional. Y después de alguna colaboración con Junts pel Sí, con los que participó en el miting final de las elecciones al Parlament de Cataluña en 2015, se apunto a Esquerra Republica. Dejó la ANC, se presentó a las elecciones generales... ¡y salió!

"...¡Y tú un fascista!"

Hasta ahora ha sido el portavoz adjunto de la formación republicana. La renuncia de Tardà le proporcionará todavía más foco mediático del que ya disfruta. Y es que los medios le pirran. Igual es la estrella de Sábado Deluxe que da lecciones en La Sexta Noche, que le planta cara a Ana Rosa en Tele 5 o ejerce de mito y patriota en el FAQS de TV3.

Le caen hostias por todas partes. Especialmente en su cuenta de twitter. Pero cuanto más le pegan, más ácido es en sus provocaciones. Se motiva con los palos. Y cuando le llaman golpista él responde: "y tú fascista". Una vez se pasó recordándole tantas veces al ministro Borrell que es un "fascista" y un "indigno" que a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, no le quedó más remedio que enseñarle la tarjeta roja y expulsarle de un terreno de juego en el que se mueve como pez en el agua.

Dónde acaba el Rufián y empieza el bufón

No le cuesta acaparar el protagonismo, ya sea con una impresora que supuestamente imprime papeletas para votar en un referéndum maldito o colocándose una esposas para mostrar lo mal que está España en cuestión de libertades. Puro show. Como diría Pep Guardiola, es el "puto amo" del arte escénico en el Congreso. Le ha tocado interpretar un papel en el que se encuentra muy cómodo: el bufón de la política española. Y el personaje le ha engullido. A estas alturas no queda claro dónde acaba el Rufián y empieza el bufón. 

Rufián guarda sus ahorros en el Banco de Sabadell, una de las macroempesas que se fueron de Cataluña en cuanto él y los suyos pusieron en peligro su viabilidad con sus temeridades. Y ahí comparte con su pareja una cuenta corriente con 4.220 euros ahorrados, según su propia declaración, y el peso de la hipoteca de 280.000 euros de su piso de Sabadell, del que aún le quedan por pagar 167.205 euros.

Del Espanyol (real y español)... y de Messi 

Periquito, del Real Club Deportivo Espanyol (un familiar suyo trabaja en el área de seguridad del club), es a la vez un firme defensor de Leo Messi. Así es Rufián. Del Espanyol (como Jordi Turull y Elsa Artadi) y de Messi. Y es que cuando los reveses políticos le amargan la vida, siempre le queda Messi para presumir con los colegas del PP compartiendo el café con leche en el bar del Congreso, aunque él no sea culé. "Cristiano trabajó para ser el mejor. Messi nació para serlo", dice. Siempre tiene un argumento a mano para tocar lo que no suena. Y respuestas con las que puede descolocar al más pintado, como cuando en el juicio de los presos golpistas le dijo al juez Marchena: "No tengo ni pajolera idea de lo que es la hoja de ruta".



"Rajoy mintió y Zoido malversó"

Ante el mismo Marchena declaró en el juicio del Procés que "Rajoy mintió" y "Zoido malversó". Le tuvieron que recordar que la audiencia no era el Congreso de los Diputados, en donde vale casi todo. "De Zoido espero que explique de dónde salieron y por qué pagó 87 millones de euros, reconocido por él, vanagloriándose en el Senado, para apalear al pueblo de Cataluña. La única malversación que ha habido, si es que la ha habido, es por parte del exministro del Interior", dijo Rufián a la salida del Supremo, resumiendo que Rajoy hizo de "poli bueno" mientras que a Soraya Sáenz de Santamaría le tocó el papel de "poli mala". Y a ambos les reprochó que  "dijeran aquí, en sede judicial, donde no pueden mentir, que no tuvieron ningún tipo de contacto con la Policía o el CNI. Eso no se lo cree nadie. Esta gente mintió de manera flagrante aquí dentro. Convendría pedirles explicaciones". 

Preguntado sobre su futuro como diiputado en Madrid, responde: "yo no soy eterno, estoy aquí por Junqueras, haré lo que él me diga. Tengo que ir a Soto del Real a preguntarle qué hacemos, es así de dramático, y haré lo que el partido, los órganos y la militancia me pidan".

Un 'mariconazo' que aún colea

A Rufián le va la marcha, pero también tiene su límite. La Fiscalía ha abierto diferencias contra Arcadi Espada, próximo a Ciudadanos, por llamarle "mariconazo" en un artículo publicado en el diario El Mundo. En ese artículo podía leerse: "Aznar se equivocó con Rufián. A Rufián hay que contestarle en sede parlamentaria diciéndole: La polla, mariconazo, ¿cómo prefieres comérmela: de un golpe o por tiempos?, mientras uno va sonriéndose delicadamente en su cara". Rufián es capaz de sacar lo peor de los instintos más escondidos de cualquiera.

El auge de la extrema derecha

Pero si algo le molesta, y mucho, es que hagan responsable al movimiento separatista catalán del auge de la extrema derecha en España. Y responde así cuando se lo echan en cara: "Estamos acostumbrados a ser culpables de todo. Ahora nos responsabilizan del auge del fascismo y están a dos tuits de responsabilizarnos de Trump, Bolsonaro y Orbán. Vox y Cs, que lleva 11 años en Cataluña, son un reflejo de la deriva reaccionaria de todo el mundo".

Y sobre los resultados en las últimas elecciones andaluzas, en las que Cataluña estuvo en boca de todos, afirma: "Lo de Andalucía, y no es opinión, es información, no es culpa nuestra, lo es de la abstención. El votante del PSOE no fue a votar porque vio cómo su partido se pliega ante la caverna, y los votantes de Podemos vieron cómo su partido pasó de clamar en las plazas del 15M a ser un partido bisagra del PSOE".

Y con el tema de Vox no se anda con ambajes. Al juez Marchena le dijo a la cara que consideraba "una vergüenza" que los de Vox estuvieran allí ejerciendo de acusación particular. "Como dice Durruti, al fascismo no se le discute, se le destruye, y pensamos que tiene que ser así. Pero que nos responsabilicen a nosotros, cuando miembros del PSC como Borrell se han manifestado con ellos, me parece tremendamente injusto" dice refiriéndose al efecto trampolín que el independentismo ha podido jugar en el auge de Vox.

La traición separatista a Sánchez

A Rufián también le han echado en cara estos días, incluso los suyos, que tumbaran el gobierno de Sánchez negándole su apoyo en los presupuestos. Así razona él la decisión de ERC: "es falso que estos presupuestos fueran las tablas de Moisés y que la gente viva en cabañas porque no se han aprobado. Eran unos presupuestos que metían más dinero a Defensa, a la monarquía, al Valle de los Caídos... Y no olvidemos que les votamos gratis la moción de censura, el techo de gasto y 27 de los 28 reales decretos. Lo único que pedíamos era una mesa de diálogo y ellos se levantaron de la mesa". 

A su pareja la enamoró en el Metro 

Su chica se llama Mireia Varela, tiene 34 años y la conoció en le metro. Es su chica, aunque no han pasado por el altar ni piensan hacerlo. Y el chaval, Biel, ya tiene nueve años. Mireia es licenciada en Filología Hispana ("la primera de su promoción", presume Rufián) y también tiene raíces andaluzas, de ahí su pasión por las sevillanas y el baile en general. Un vídeo de ambos en plena faena bailando chachachá ha causado sensación en youtube.



Mireia ha sido colaboradora del proyecto El Corpus del Español del Siglo XXI de la Real Academia Española y ha formado parte del Grupo de Estudios del Exilio Literario (GEXEL), adscrito al Departamento de Filología Española de la UAB, cuyo fin es "reconstruir la memoria histórica, cultural y literaria del exilio español de 1939". También tiene su propio blog: 'Esos locos filológos', un espacio donde plantea sus ideas y comparte sus estudios, escritos y creaciones literarias. Además de escribir en castellano, también lo hace en catalán. Ha sido articulista en los periódicos El Matí Digital y Món Terrassa.

Vivían con los 613 euros del paro de Rufián

Mireia Valera no sólo escribe. También es locutora de radio. Presenta el programa Más que Twitter, que se emite por internet, espacio de actualidad política y cultura que comparte con Rufián y otros miembros de ERC como Sergi Tarrés y Jaume Vidal. También han desfilado por allí el indeseable Toni Albà, Pilar Rahola o Dante Fachín. 

Además, la pareja de Rufián escribe en 'El Matí Digital', un periódico en el que Varela trata temas sociales. Allí se define: "Madre y estudiante. Amante y defensora de las letras. Graduada en Lengua y Literatura Española (UAB), Máster en Lengua Española, Literatura Hispánica y Español como Lengua Extranjera (UAB). Actualmente preparando el doctorado. Impulsora de todo tipo de actividades culturales en la Facultad de Filosofía y Letras".

La política les salvó la vida. Cuando Rufián se metió en la campaña electoral de 2015 sólo entraba un sueldo en casa, el del paro de Rufián. 613 euros eran su único sustento porque ella no trabajaba. Su llegada al hemiciclo supuso un respiro para su maltrecha economía, como reflejaba su declaración de bienes del Congreso. En 2015 solo obtuvo 7.159 euros de FOGASA y 1.000 euros por derechos de autor de los artículos que escribía en periódicos catalanes.

Despedido por absentismo laboral

De hecho tuvo problemas con el trabajo cuando empezó con sus anhelos políticos. Le despidieron del trabajo por absentismo laboral. Según revelaron sus exjefes: “Se le despidió porque no se dedicaba a tiempo completo. Estaba a otros asuntos, como luego se ha comprobado. Faltaba mucho al trabajo”. Pasaba más tiempo en estrados o en televisión que en el trabajo. Sin embargo, él alegaba razones familiares. Ahora la política le permite levantar alrededor de cinco mil euros mensuales entre pitos y flautas.

El Padrino como libro de texto

“Todo lo que sé de política lo he aprendido en ‘El Padrino’”, ha repetido varias veces, mientras asegura que el día que Cataluña sea independiente abandonará la política. De hecho, lo que él quería era ser periodista. Reportero, como era en sus años mozos Pérez Reverte. Pero no dio la nota necesaria para entrar en la Universidad para formarse como periodista.

Algunos de sus compañeros de colegio le describen como un joven “tímido y reservado” pero de “aire subidito y bastante solitario”. Incluso al principio caía mal, les resultaba pedante y miraba por encima del hombro. Tenía actitud de empollón, no era el más popular ni el más ‘malote’. Sus profesores de colegio también le recuerdan por cómo se extendía en los exámenes. 

Pero el chico se soltó y una vez metido en harina le ha sacado el gusto a esto de la política. Sobre todo a pelearse con los demás y dar la nota. Hace poco acusó al ministro Borrell con lenguaje tabernario de “llenar de serrín y estiércol el templo de la democracia” después de repetirle varias veces que es un "fascista". 

"No me guiñes el ojo, ¡imbécil!"

No se han apagado todavía los ecos de su choque frontal con la diputada del PP Beatriz Escudero. Rufián la llamó "palmera" en la comisión de investigación de la financiación del Partido. Rufián preguntó a Álvarez Cascos si no le preocupaba que "roben a los españoles". Cascos respondió que lo que le preocupaba es que hubiera en Cataluña un "sistema de apartheid" que segrega por razones ideológicas. Ahí se liaron y Rufián se refirió a la bandera de España como la "bandera del pollo". La diputada Beatriz Escudero pidió a Pedro Quevedo, presidente de la comisión, su reprobación por "insultar a la bandera de todos los españoles".

Rufián fue advertido, aceptó la reprimenda y dijo que iba a centrarse en Álvarez Cascos y no en "su palmera de al lado", en alusión a Escudero. En ese momento, según la diputada, le guiñó el ojo y se puso a cien, que es lo que él estaba esperando: "¡No me guiñes el ojo, imbécil!", le espetó. Y luego se quejó: "¿dónde están las actitudes sexistas y el apoyo de las mujeres?". Y se fue.

"Ya tenemos armado el pollo otra vez"

"Ya tenemos armado el pollo otra vez, siempre lo consigue, señor Rufián", le reprochó el presidente de la comisión. Poco después, y concluido su interrogatorio a Álvarez Cascos, Rufián se quejó al presidente porque Escudero le había llamado "imbécil". Y le preguntó: "¿hay barra libre?". No la había, por eso se vio obligado a retirar el término "palmera".

"No pactaremos ni con carceleros ni con expoliadores"

“En Esquerra no pactamos ni con carceleros ni con expoliadores”. Así se expresaba Rufián para negar el apoyo de ERC a los presupuestos del PSOE y Podemos. Los socialistas eran "carceleros" por su apoyo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la Generalitat. Y lo de "expoliadores" porque el gobierno socialista de Aragón Los republicanos también critican el papel del Gobierno socialista de Aragón por llevarse de Lleida las obras de Sijena. Y Echenique es aragonés de adopción.

"Ofende más quemar una foto del Rey que pagarle 8 millones al año"

Gabriel Rufián se sorprende porque “ofende y molesta más” la quema de unas fotografías de Felipe VI que “pagar” al Rey casi 8 millones de dinero público al año “por su apellido”. Era su respuesta a la detención de cinco miembros de la CUP por negarse a comparecer ante la Audiencia Nacional por la quema de fotos del Rey. “La libertad de expresión es un derecho consagrado, casi tanto como el derecho a la vida. Estamos frente a una regresión democrática del Estado español total y absoluta”, aunque dejaqndo claro que ni él ni nadie de su partido que comportaría como habían hecho los de la CUP.

"Señor Rajoy, puede decirlo...¡Condón!"

Gabriel Rufián le preguntó al presidente Rajoy en el Congreso acerca de las medidas que iba aplicar para fomentar el uso del preservativo entre los españoles en el Día Internaciconal de la Lucha contra el SIDA.
En su respuesta Rajoy no llegó a pronunciar ni el término ‘condón’ ni ‘preservativo’: “en los últimos tiempos se ha avanzado mucho en este materia” y que su gabinete seguirá comprometido en luchar contra el Sida y en su “prevención”.
Y así contestó Rufián: “Señor presidente, la verdad es que la pregunta iba en torno al preservativo, al condón. No estamos hablando de Bárcenas, lo puede decir: condón, preservativo”.
Y aprovechó para reclamarle al presidente “que no se pague el mismo IVA por una suite de hotel que por un condón”... “Y ya puestos, le proponemos que no se pague el mismo IVA por un Jaguar que por un pañal”, ha añadido.

Le coge el gusto al coche oficial

Los medios se hicieron eco de la afición que Rufián le había cogido al coche oficial. La vida de nuevo rico le obligaba a recorrer la distancia de una estación, diez minutos andando, en su flamente coche oficial. "Para eso lo tengo", debe pensar. Y es que lo usa hasta para ir del Congreso de los diputados a la Estación de Atocha.

Rufián es el que toma la palabra en el Congreso para quejarse de los gastos de la Cámara que suponen “millones que salen del lomo de tanta gente”. Y eso que Rufián había presumido de que ERC había renunciado al coche oficial. Y tuvo que ser un diputado del PSOE, Miguel Ángel Heredia, quien le afeara su "gasto superfluo". “Tengo un vídeo en el que Rufián y cuatro diputados más se bajan de un coche oficial. Si quieres te lo paso”, le dijo a Rufián conteniéndose la risa.Y es que suele hablar el que más tiene que callar.

Rufián llama miserable a Zoido

Gabriel Rufián tildó de “miserable” e “irresponsable” al ministro del Interior del PP, Juan Ignacio Zoido, y luego se negó a retirar esas palabras del diario de sesiones a instancias de la presidenta Ana Pastor, que, al negarse, decidió hacerlo ella misma.



Zoido no quiso contestarle en la Cámara por entender que ya se descalificaba él solo. Luego, ante medios periodísticos, dijo: “No voy a entrar en descalificaciones pero lamento profundamente que personas tan jóvenes estén llevando dentro tanto odio“

"Si gana el sí en el referéndum, nos vamos del Congreso"

Quizá fuera lo que decía Zoido. La juventud y bisoñez de Rufián le llevó a decir que si en el referéndum ilegal ganaba el sí, al día siguiente los diputados del Congreso abandonarían sus escaños para no volver. ¡Qué despistado iba! 

“Es prácticamente una promesa electoral” decía en TV3. Y se basaba en que si ganaba el sí al día siguiente “pasarán cosas". Efectivamente, pasaron muchas cosas. Por eso él sigue calentando su banco en el Congreso de los Diputados. Y eso que en el referéndum ilegal ganó el sí.

Cuando se enzarza en alguna batalla dialéctica en el Congreso más de una vez le han recordado su promesa para que la cumpla de una vez y deje de dar la tabarra.

"Pujol es lo peor que le ha pasado a Cataluña... junto con Ciudadanos"

"Jordi Pujol es lo peor que le ha pasado a Cataluña y a la política catalana... junto con Ciudadanos”. Al mismo nivel. Así lo ve Gabriel Rufián, que aunque no coincidió con el Molt Honorable, tiene claro que “es un capo, un político que, como tantos otros, pensaron durante mucho tiempo que este país era su negocio, su casa. No sé si he sido lo suficientemente claro”.

Y lamentó que Pujol es para ERC lo que Venezuela para Podemos: “A Podemos le preguntan siempre por Venezuela; a nosotros nos preguntan por Pujol. No pasa nada. La buena noticia es que nos sabemos la respuesta”. Y la respuesta salpica a PP y PSOE a la vez, harto de tener que responder por "un señor que primero pactó con Felipe González (PSOE) y luego con José María Aznar (PP) y que llegó a ser español del año” -título que le otorgó un diario en 1985-. Y lo peor: "además, nunca fue independentista".

"Policías salvajes que apalearon a nuestra gente"

Una vez superado el referéndum ilegal, con todo lo que supuso, Rufián incumplía su promesa y seguía en su banco del Congreso para repartir cada vez con más rabia y frustración. Por ejemplo llamando salvajes a los policías y guardias civiles que el gobierno desplegó en Cataluña durante aquellos días de inafusto recuerdo.

Y le recordó al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo los “palos”, las “pelotas de goma” y el “maltrato” del Gobierno a los catalanes. Y, aún así, Carles Puigdemont, tendió la mano, “incluso a los de las porras”, para encontrarle una solución al conflicto en un acto, a su entender, de “enorme generosidad y valentía”.



Y preguntaba al ministro: “¿Cree usted que es agradable tender la mano a los responsables de esto? –preguntó Rufián mientras mostraba las fotografías de dos agredidas el pasado 1-O– ¿Cree usted que es fácil tender la mano a quienes mandaron a salvajes a las calles de Cataluña para apalear a nuestra gente? La respuesta es no”. Y pidió  a los miembros del Gobierno que sean “civilizados y demócratas por una vez en su vida, que se sienten en una mesa de negociación, que saquen a la Policía política de las calles de Cataluña, que paren su maquinaria del fango, que dejen de insultarles y de hacer el ridículo”.

Y recibió la respuesta de siempre: “Sólo hay diálogo dentro de la ley y dentro de la ley nos encontrarán ustedes a todos”

Petición a Rajoy: "Le exijo que saque sus sucias manos de las instituciones de Cataluña"

“Usted y sus lacayos están deteniendo a cargos electos por sus ideas. Le pido y le exijo que saque sus sucias manos de las instituciones catalanas”. Así se refería Rufián a los registros de la Guardia Civil en la Consejería de Economía de la Generalitat.

Rajoy no entró al trapo ni se puso a su nivel, sólo le recordó que las fuerzas de seguridad seguían un mandato judicial que nada tenía que ver con el gobierno. "Y eso cualquier demócrata lo debería entender y defender", le espetó.



Y remató Rajoy con una invitación a "sus socios de la CUP para que dejen de amenazar a los alcaldes, concejales y policías locales que no piensan como ellos". Rufián abandonó el hemiciclo, acompañado por sus compañeros de partido para "ir a apoyar a nuestros amigos". 

El show de la impresora

"Deje usted de perseguir impresoras", le dijo un dia desde su escaño Gabriel Rufián a la vicepresidenta del gobierno de Mariano Rajoy Soraya Sáenz de Santamaría. Y se lo dijo con una impresora en la mano. “No se preocupe, es una humilde Samsung republicana”, le dijo a Soraya mientras la conminaba a "dejar de hacer el ridículo" presumiendo de que él tenía una papeleta para votar en el referéndum. "Es de consumo propio", remarcó, consciente de que las fuerzas del orden estaban en ese momento buscando el lugar en donde se habían impreso las papeletas. 

Soraya le respondió con un zasca monumental: “gracias por enseñarnos a hacer manualidades para fabricar un referéndum en casa. Este Estado que tanto le molesta es el que le permite a usted hacer sus teatrillos semanales. Carme Forcadell mató la democracia y usted viene todos los miércoles a darle sepultura”.

El show de las esposas

Después del referéndum ilegal, Rufián sacó unas esposas para criticar el encarcelamiento de los golpistas catalanes. El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, le respondió que “renuncie a su acta” como el mismo diputado catalán prometió meses atrás.

“Señor Ministro, señor Zoido, míreme, ¿sabe qué es esto? “. Y en ese momento sacó las esposas. "Se lo digo yo, esto es su política, esto es su programa electoral, esto es lo que aplicó, es el diálogo que aplicó su Gobierno y usted mismo a nuestros compañeros, al Gobierno legítimo de Cataluña“.  “No se pongan nerviosos, ya sé que a algunos les encantaría verme con una de estas algún día, tengan paciencia”

Y siguió: “ustedes han hecho de sus cárceles nuestra pesadilla, le aseguro que nosotros haremos de nuestras urnas la suya”. “Ustedes nos han molido a palos, le aseguro que nosotros les moleremos a votos”. Para acabar con una sentencia muy suya dirigida al entonces presidente Mariano Rajoy y su relación con los papeles de Bárcenas:  “ojalá un tal M.Rajoy algún día esté con una de estas. Muchas gracias”.



De esta manera se solidarizaba con los "miembros legítimos de Govern de Cataluña que fueron paseados por Madrid esposados para que fueran insultados". 

Zoido le aconsejó que "renuncie a las esposas que le atan al escaño y al sueldo. A lo mejor lo que no ha vuelto a enchufar ha sido aquella impresora que trajo y por eso no ha podido imprimir usted su renuncia al acta”.

Ante la respuesta de Zoido, Rufián cogió su abrigo y se fue del Pleno, despidiéndose de la banca del PP llevándose la mano a la frente. 

"Los jueces son salvajes con toga"

“Hay dos personas secuestradas por unos salvajes con toga al servicio de la peor clase política en 80 años. Se llaman Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, les han robado un año de sus vidas y un día veremos a sus carceleros en un Tribunal de Derechos Humanos”, escribió Gabriel Rufián en su cuenta  de Twitter.

Y respondió a Podemos justificando la negativa de ERC a votar de forma favorable los presupuestos de Pedro Sánchez: “¿Podemos le aprobaría unos presupuestos a un Gobierno que mantuviera a Iglesias en la cárcel y a Montero en el exilio? Que mediten la pregunta y sabrán nuestra respuesta”.

Los zascas de Aznar

En septiembre de 2018 José Maria Aznar regresó al Congreso de los Diputados para comparecer en la Comisión de Investigación relativa a la presunta financiación ilegal del Partido Popular. Aznar estuvo al frente del partido entre 1990 y 2004. Y Rufián tuvo la oportunidad de interpelarle con sus habituales groserías. Aznar, sereno, le respondió: “usted representa a un partido golpista que quiere acabar con el sistema de libertades”. "Oriol Junqueras y compañía están entre rejas por rebelión y malversación”. 

Y le recordó que “no hay peor corrupción de la que intenta dividir y enfrentar a los españoles. No hay peor corrupción que la que intenta derribar el orden constitucional”.

Los "señoritos" de Ciudadanos

De cara a las elecciones generales, Rufián intentó ofrecer una información descriptiva acerca de lo que es Ciudadanos a los electores: “C’s no son los representantes de los trabajadores murcianos, andaluces o extremeños que llegaron a Cataluña hace 50 años. C’s es la representación de los señoritos que les echaron a patadas”. 

Meses más tarde la presidenta del Congreso, Ana Pastor, se vio obligada a echar a Rufián del Congreso, después de advertirle en tres ocasiones, por llamar "fascistas" a los diputados de "Ciudadanos". Fue cuando Tardá avisó a Casado y Rivera que cada vez que se refirieran a ellos con el término "golpistas" ellos responderían con el de "fascistas". 

El escupitajo a Borrell

“Usted es el ministro más indigno de la historia de la democracia española; usted no es un ministro, usted es un hooligan. Es un militante de sociedad civil catalana, y por tanto, una vergüenza para su equipo político”. Borrell le respondió que "usted ha vertido una vez más esa mezcla de serrín y estiércol” en el Congreso a través de sus intervenciones.

Fue en ese momento cuando los diputados de ERC enfilaron el camino de salida del Congreso en plena sesión y al pasar por delante de él, Jordi Salvador escupió al ministro de Exteriores. Rufián escribió en twitter: “Junqueras se pudría en una celda de Estremera sin sus hijos en vísperas de navidades mientras este impresentable decía esto. Hacia hooligan smentirosos, ningún respeto, ningún perdón”.  "Esto" era: “un país con el 40% de la gente que piensa que estaría mejor fuera no puede vivir, está enfermo”. Y sobre Junqueras añadía: “Me recuerda al capellán de mi pueblo, tiene la misma arquitectura física y mental”.

El zasca del ´señorito' Abascal: "Pregunta en casa, patán"

El famoso vídeo de Santiago Abascal montando a caballo le sirvió a Rufián para cargarse de razones y llamarle "señorito andaluz". Se lo puso fácil a Abascal: “Mira rufián, yo soy de Amurrio y te digo que en mi pueblo hay pocos señoritos del PNV. Y tú, que eres de origen andaluz, cuando llamas ‘señoritos’ a Morante y su cuadrilla, demuestras una ignorancia total sobre tu propia tierra, sus costumbres y sus gentes. Pregunta en casa, patán”

Facebook Twitter
Deja tu Comentario