Jorge Javier, acongojado tras lo ocurrido con María Patiño y Lydia Lozano

El presentador empieza a ver que en Sálvame no hay intocables: el próximo puede ser él

Blanca Torres
01 de Mayo de 2023
Jorge Javier Vázquez
Jorge Javier Vázquez

Jorge Javier Vázquez tiene miedo. Lo que está pasando en Sálvame en las últimas semanas ha hecho que el presentador se tema lo peor, ya no solo por la posibilidad de que el programa acabe cancelado, sino por lo que los directores pueden llegar a plantearse hacer para evitar dicha cancelación.

Lo que ha pasado en los últimos días con colaboradores como Kiko Hernández, María Patiño o Lydia Lozano han hecho pensar mucho al presentador, que empieza a vislumbrar la posibilidad de que su vida privada empiece a servir como anzuelo para que la audiencia regrese a Telecinco.

En las últimas semanas, colaboradores que normalmente han vivido muy bien alejados de las polémicas personales han visto cómo asuntos privados empiezan a tomar protagonismo. La relación de Kiko Hernández con Fran Antón, la supuesta infidelidad de Charly a Lydia Lozano o las malas artes de María Patiño con los estilistas han sido algunos de los asuntos que han llevado a Sálvame a recuperar un pequeño porcentaje de audiencia.

Los directores del programa consideran que hurgar en las vidas de personajes hasta ahora sagrados puede ser la clave para devolver Sálvame a su posición de liderazgo. Jorge Javier puede ser uno de los más perjudicados.

Y es que la vida del presentador, aunque es conocida por todos en muchas facetas, sigue siendo una de las grandes incógnitas del universo Sálvame. En el programa de Telecinco jamás han entrado en los amores del presentador, en sus polémicas familiares o en su pasado. Puede que haya llegado el momento.

Jorge Javier Vázquez se teme lo peor

Fuentes consultadas por Don Diario confirman que Jorge Javier Vázquez teme que esto pueda llegar a suceder, y también las consecuencias que una situación así podría tener en su futuro. Y es que el de Badalona no está dispuesto a aceptar según qué cosas, y podría verse obligado a romper drásticamente con Sálvame en el caso de que su vida personal acabe sobre la mesa del programa.

Después de muchos años metiéndose en las vidas de los demás, no está dispuesto a ser ahora el personaje a diseccionar. Quiere seguir estableciendo sus propios límites.