Beber leche entera puede salvarte la vida

  • Curiosidades
  • 20-09-2018 | 11:09
  • Escribe: Redacción

Un estudio apunta a los beneficios cardiovasculares que tiene el consumo de productos lácteos sin desgrasar respecto a los desnatados.


La leche entera está viviendo en este siglo un bajón de consumo más que notable. En el año 2000, el consumo era de 49 litros al año por cabeza, una cifra que se ha reducido a 17 litros el año pasado, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. La leche semidesnatada (47%) y desnatada (28%) le ha tomado la delantera claramente. Sin embargo, la leche entera tiene beneficios para la salud.

Así lo ha desvelado un estudio publicado en la revista The Lancet sobre hábitos alimentarios, al que se han prestado más de 136.000 personas de entre 35 y 70 años en 21 países distintos durante aproximadamente nueve años. Consumir tres raciones de productos lácteos al día reduce el riesgo de problemas cardiovasculares y, por tanto, disminuye la mortalidad. Éste es un efecto que parece verse multiplicado en las personas que toman leche o yogures sin desgrasar, según estos estudios.

El colesterol, el gran enemigo de la leche entera

Desde hace varios años, los nutricionistas recomiendan el consumo de leche y derivados en sus versiones semi o desnatada. El motivo principal de ello es que los productos enteros suponen una fuente de grasas saturadas que puede favorecer, entre otras cosas, el aumento de lípidos como el colesterol en la sangre. Y el colesterol, por su parte, está asociado a numerosas enfermedades cardiovasculares, una de las principales causas de mortalidad entre la población.

Los datos de estos estudios muestran que durante el seguimiento fallecieron unas 6.800 personas, 2.000 de ellas por problemas cardiovasculares. 2.600 personas sobrevivieron a un infarto de miocardio, 2.700 a un accidente cerebrovascular y 500 a insuficiencias cardiacas. Al analizar la dieta de cada uno de estos individuos, comprobaron que a mayor cantidad de productos lácteos consumidos se reducía la probabilidad de haber sufrido problemas de corazón.

De este modo, las personas que consumieron una media de 3’2 raciones diarias de productos lácteos sufrieron una menor mortalidad (3’4% respecto al 5’6% de los que no consumen lácteos). Dentro de ese grupo, las personas que consumieron productos lácteos sin desgrasar tuvieron una tasa de mortalidad un 1’3% menor. La leche entera tiene muchos componentes que pueden suponer beneficios para la salud: aminoácidos, grasas saturadas de cadena media, fosfolípidos no saturados, grasas trans naturales, vitaminas como la K1 y la K2, probióticos…

Una teoría que sigue estudiándose

A pesar de los resultados que arrojan estos estudios, los médicos y los científicos consideran que por el momento cabe seguir las recomendaciones oficiales sobre el consumo de derivados lácteos, que en la actualidad indican que es más conveniente tomarlos desgrasados antes que enteros. Todavía tiene que demostrarse de una forma más clara que la leche entera y sus derivados tienen los beneficios para la salud que indica este estudio, ya que existen algunas lagunas que impiden seguir a pies juntillas los resultados que arroja.

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario